Sauna de Infrarrojos Vs. Sauna de Vapor: Descubriendo el Bienestar Óptimo

Si hablamos de saunas, lo primero que se nos viene a la mente es una sensación de relajación profunda y un bienestar integral. Todas las saunas trabajan con el mismo objetivo básico de crear un ambiente lo suficientemente cálido para inducir la transpiración en sus ocupantes, facilitando así múltiples beneficios para la salud.

Sin embargo, la forma en la que estas cámaras de calor trabajan ha sido objeto de innovación y debate. Veamos cómo se comparan las saunas de infrarrojos y las saunas de vapor en términos de tecnología, eficiencia y beneficios para la salud.

Saunas tradicionales

Las saunas de vapor, que han sido parte integral de diversas culturas durante siglos, funcionan calentando el aire del ambiente a temperaturas extremadamente altas, generalmente entre 180 y 200 grados Fahrenheit

Las saunas tradicionales pueden usar una amplia gama de calentadores para elevar la temperatura,  eléctricos, de gas o de leña, pero todos tienen una cosa en común: calientan el aire, y este aire caliente es lo que calienta la sala de sauna y los bañistas de la sauna.

Si bien este método de calefacción por convención ha funcionado bien durante muchos años, el tiempo de calentamiento de la sauna puede ser un inconveniente y la cantidad de energía necesaria para calentar toda la habitación hasta los 200 grados necesarios para lograr una buena sesión, en algunos casos, puede ser un desperdicio según los estándares actuales.

Cómo funcionan las saunas de infrarrojos

La tecnología infrarroja se desarrolló en la década de 1960. Las saunas infrarrojas funcionan según el principio de calor radiante u ondas infrarrojas generando calor similar a calor relajante del sol, solo que sin los dañinos rayos ultravioleta. El sol produce energía infrarroja que puede sentirse en un día fresco y soleado. Sientes calor aunque el aire es fresco porque, en realidad es calor infrarrojo o radiante.

Leer también:  Cabinas de ducha con hidromasaje: ¡Revitaliza tus sentidos!

La luz del sol también lleva consigo cierta energía radiante dañina en forma de luz ultravioleta. Afortunadamente, los calentadores de sauna infrarrojos no producen ondas ultravioleta. Las saunas de infrarrojos actuales producen longitudes de onda de infrarrojos muy cercanas a las mismas longitudes de onda que nosotros mismos producimos. ¿No lo crees? Coloca tus manos cerca una de la otra pero no en contacto con las palmas juntas ¿siente algo? Sí, sientes calor, ¿de dónde viene ese calor? Bueno, eso es calor radiante exactamente como el calor infrarrojo que utiliza una sauna de infrarrojos.

Ventajas clave de usar calor infrarrojo en nuestras saunas sobre los métodos tradicionales de calefacción

Si siempre has querido una sauna, pero se sintió intimidado por las altas facturas eléctricas y las intensas temperaturas generadas por las saunas tradicionales, debería investigar las saunas de infrarrojos. Utilizan una nueva tecnología con ventajas sustanciales y son cada vez más populares. Hay algunos beneficios añadidos al usar calor infrarrojo en nuestras saunas sobre los métodos tradicionales de calefacción por convección:

Menor temperatura de funcionamiento

Las saunas de vapor convencionales operan a temperaturas cuyos picos pueden alcanzar los 110 ° C. Este calor alto causa problemas como el secado de las membranas de nuestra nariz y ojos. La solución a esto ha sido agregar una pequeña cantidad de humectante o vapor en la sauna. Sin embargo, este vapor retarda la transpiración del bañista, algo muy similar a lo que ocurre en un día caluroso y húmedo.

Leer también:  Saunas de Infrarrojos: Terapia de Calor Moderna en el Hogar

La sauna de infrarrojos puede funcionar a una temperatura mucho más baja que una sauna de vapor, entre 37ºC y 80ºC. Esto no solo permite sesiones más largas sino que, además, no reseca las membranas mucosas y no requiere agua ni humedad. El nivel de humedad más bajo aumenta los efectos de la transpiración pudiendo producir hasta 2 a 3 veces más sudor que una sauna convencional .

Mayor eficiencia energética

Una sauna de infrarrojos funciona a una temperatura más baja y requiere menos calentamiento, lo que hace que los calentadores de sauna de infrarrojos sean mucho más eficientes utilizando mucha menos energía que una sauna tradicional de tamaño comparable. Un sistema de infrarrojos lejanos calienta solo aprox. el 20% del aire circundante y el 80% se transfiere directamente al cuerpo.

Las ondas radiantes o infrarrojas también se pueden dirigir hacia donde se necestan. Si solo tu espalda necesita calor, no necesitas encender el calentador de piernas, lo que ahorra aún más en costos de energía.

Mayores beneficios para la salud

Técnicamente, el infrarrojo es una radiación electromagnética con longitudes de onda más largas que la luz visible y más cortas que las ondas de radio. El infrarrojo penetra en la piel aproximadamente una pulgada y media de profundidad y la calienta directamente. Como resultado, las saunas de infrarrojos funcionan a solo 110 a 140 grados Fahrenheit, pero generan los mismos beneficios de relajación y salud, y algo más.

Leer también:  Camas de rayos infrarrojos que desintoxican tu cuerpo más que el ejercicio o la sauna tradicional

Calentando los tejidos y dilatando los vasos sanguíneos, las saunas de infrarrojos pueden aliviar el dolor, reducir los espasmos musculares, la rigidez en las articulaciones y molestias relacionadas con enfermedades como la fibromialgia y la artritis.

Del mismo modo, el aumento de la circulación sanguínea en la piel puede mejorar su elasticidad, textura y tono. Los estudios también muestran que si el tejido muscular se estira mientras se calienta, retiene la elasticidad adicional por mucho más tiempo.

La Elección Ideal para Proyectos de Bienestar de Alta Gama

Al elegir entre saunas de infrarrojos y saunas de vapor, la clave está en conocer sus necesidades y expectativas, así como en estar al tanto de las últimas innovaciones en el campo del bienestar.

Dado su perfil de eficiencia y sus múltiples beneficios para la salud, las saunas de infrarrojos son ideales para proyectos de bienestar que requieran soluciones premium y eficientes. Son especialmente adecuadas para balnearios urbanos, centros wellness y espacios de alojamiento de 5 estrellas que buscan ofrecer experiencias exclusivas y sostenibles a sus clientes.

Si estás considerando implementar un área de spa y bienestar de alta gama, no dudes en explorar nuestras soluciones llave en mano, que incluyen desde saunas de infrarrojos hasta saunas combinadas y balnearios de última generación. En HIDROXURY, nos enorgullece ofrecer proyectos y soluciones de bienestar que trascienden las expectativas. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo para una consulta personalizada.

Scroll al inicio